Sabes que estas con la pareja correcta si esa persona, con sólo existir, hace de ti un mejor ser humano. Si esa persona, sin sospecharlo siquiera, te brinda a diario lecciones de bondad y generosidad. Y eso lo vivo a diario con el señor de la tele, como le dice a Jorge mi sobrina Miranda.

La primera vez que lo vi, lo primero que hizo fue mostrarme fotos de sus hijos y hacerme llegar un libro que había escrito para ellos. Esa fue la estocada final. Yo, recién convertida en mamá, no pude más que desear volver a ver a ese hombre cuanto antes, pero no en la tele: quería conocerlo sin guiones de por medio!

Soy testigo de su entrega total al mejor oficio del mundo -como García Márquez lo llamaba y él también- y pienso cuando lo veo que él nació para eso sin duda alguna, que no se siente vivo si no está dandole voz a quienes no la tienen, si no está dando la cara por su gente, si no está dandole su mano a quien se lo pide.

Advertisement

La vida me ha dado la oportunidad de compartirla con un hombre excepcional, con alguien que hoy celebra que hace 30 años se sentó en una silla para convertirse en -y aquí dirá seguro que soy muy cursi :)- un amor a primera vista con millones de personas que encienden la tv a diario para que, además de informarnos, él nos recuerde que si haces lo que amas y trabajas con pasión éste es el país de lo posible. Para recordarnos que, no importa lo exitoso que seas, si no volteas para ayudar al de al lado, habrás perdido tu tiempo.

Ya en casa, cuando se apagan las luces del noticiero, se convierte en el mejor papá, el mejor amigo, el consejero de todos, el conciliador, quien siempre tiene -como buen escritor- la palabra justa y la mejor respuesta a cualquier pregunta. Sin duda alguna, él es, entre muchas otras cosas, mi mejor noticia.

Love,

Sponsored

Chiqui.