Sabía que este viaje sería diferente a todos los demás. ¿Trabajar en París? No puedo pensar en un mejor plan. ¿Y para visitar por primera vez Paris Fashion Week? Pongame de primera en la lista, por favor!

Además de respirar arte, belleza y glamour en cada esquina esta ciudad te hechiza por completo. Durante el día tuve que pasar largos ratos en el auto. El tráfico y los desplazamientos lograron que pudiese ver, con más tiempo y otros ojos, este lugar que tantas veces he mirado como una turista más. Es casi hipnótico ver tanta maravilla junta, aunque los parisinos caminan entre siglos de historia como si ya ni lo notaran.

Hay varias cosas que me impresionaron, en primer lugar, fue ver ese OTRO mundo en el que viven los fanáticos de la moda y la mayoría de los que asisten a este tipo de eventos. Su vida gira en torno a una tendencia, un diseñador o un color de temporada, nada importa más que eso. Es como vivir en otro nivel de realidad, donde, si sumas el valor de todo lo que lleva puesto alguno de estos personajes, podría fácilmente ser una cifra que, utilizada de otra forma, cambiaría vidas en otro lugar del planeta. También me impactó la extrema delgadez en las modelos y celebrities. No representa a la mujer real, la que ves en la calle. Ya es hora de cambiar esos estándares que lo único que logran es generar presión en las más jóvenes.

¿Algo maravilloso de esta aventura? Los nuevos amigos que me dejó. Conocí gente fantástica, vi en primera fila el fascinante ambiente de la industria de la moda. Me topé con todas las caras que adornan las portadas de las mejores revistas y descubrí rinconcitos a los que ya quiero regresar! Chapeau!

Advertisement

Si quieres ver más temas de estilo, visita mi página web ChiquiDelgado.com